6 SUPER ALIMENTOS QUE TE AYUDARÁN A QUEMAR CALORÍAS CASI TAN RÁPIDO CO – La Tía Verde

6 SUPER ALIMENTOS QUE TE AYUDARÁN A QUEMAR CALORÍAS CASI TAN RÁPIDO COMO EL EJERCICIO


 

Ya seas vegetariana, vegana o sencillamente no sigas ningún plan de alimentación específico, enriquecer tu dieta con alimentos más saludables siempre es importante, especialmente si buscas reducir un par de kilitos extras.

Sabemos que los alimentos para quemar grasa suenan demasiado buenos para ser verdad. Y, aunque los expertos tienen opiniones contradictorias sobre si un tipo de alimento puede quemar grasa por sí solo, todos coinciden en que pueden verse resultados al incorporar alimentos que aceleren el metabolismo, mejoren la digestión y nos ayuden a sentirnos satisfechas más rápido.

Conoce a continuación los 6 alimentos más efectivos para quemar calorías:

Ricos en probióticos

Los probióticos en los alimentos fermentados, como el kimchi y el kéfir o el yogur sin azúcar, facilitan la capacidad del sistema digestivo para descomponer mejor los alimentos, lo que significa que obtienes más nutrientes de los otros alimentos que consumes, lo que conduce a una mejor sensación de saciedad.

El yogur, particularmente el yogur griego, contiene proteínas que requieren más calorías para digerirse que los carbohidratos. Dado que la digestión de proteínas es más compleja, mantiene el cuerpo lleno durante más tiempo. La ciencia finalmente está comenzando a reconocer la importancia de la microbioma intestinal y el papel que desempeña en su salud general, incluida su tasa metabólica. Un equilibrio desfavorable en las bacterias del intestino puede provocar un metabolismo más lento y un aumento de peso considerable.

Así que ya lo sabes, la próxima vez que tengas antojo de un postre, opta por mezclar tus frutas favoritas con yogur griego o kéfir para obtener una alternativa dulce y saludable. 

Salmón

Por contradictorio que parezca, el pescado con alto contenido de grasas saludables puede ayudar a deshacerte de la grasa no deseada. El salmón es una opción de proteína especialmente buena porque contiene ácidos grasos y Omega-3 que combaten la inflamación. Las grasas también ayudan a mantenerte satisfecha por más tiempo, mientras que comer suficientes proteínas todos los días ayuda a mantener la masa muscular magra, lo que acelera el metabolismo y quema más grasa en reposo.

Aguacate

De manera similar, la grasa buena en los aguacates también puede ayudarte a quemar grasas no saludables. Los aguacates están llenos de grasas y fibra saludables para el corazón, por lo que te mantendrán llena y evitarán los antojos, además de contener potasio, que previene la retención de agua y la hinchazón.

Por otro lado, los expertos le atribuyen las propiedades quema grasas del aguacate al magnesio, el cual es crucial para una pérdida de peso saludable porque activa cientos de enzimas que controlan la digestión, la absorción y la utilización de proteínas, grasas y carbohidratos. El magnesio también es necesario para que la insulina abra las membranas celulares para la glucosa, a fin de mantener el equilibrio del azúcar en sangre, que es vital para la pérdida de peso. Cuando el azúcar en sangre está desequilibrado, el exceso de glucosa se almacena en forma de grasa.

Huevos

Los huevos son la combinación perfecta de proteínas y grasas, proporcionando saciedad duradera al tiempo que reducen los antojos y las caídas en los niveles de azúcar en la sangre que a menudo conducen a antojos de alimentos azucarados. Los huevos son una de las mejores fuentes de proteínas quema grasa que activarán tu metabolismo. Se ha demostrado que las dietas ricas en proteínas estimulan el metabolismo, debido al efecto térmico de los alimentos, la cantidad de calorías que el cuerpo quema para metabolizar los alimentos.

Al contrario de ciertas dietas, es recomendable comer la yema del huevo y no solo la clara. La yema de los huevos es rica en colina, un nutriente beneficioso para ayudar a emulsionar y digerir las grasas. La colina también ayuda a la desintoxicación del hígado y beneficia a quienes tienen un hígado lento o hígado graso, a menudo asociado con el aumento de peso y la obesidad.

Nueces y semillas

Con alto contenido de magnesio, las almendras, nueces y semillas de calabaza, contienen grasas saludables que pueden reducir la grasa del vientre. También son una gran fuente de ácidos grasos esenciales que combaten la inflamación, incluidos los Omega 3 y las grasas mono insaturadas. Estas grasas saludables también proporcionan antioxidantes, que combaten y reparan el daño que causa la inflamación.

Las semillas de lino en particular son ricas en fibra y en mucílagos, una sustancia viscosa parecida a una goma que se expande cuando entra en contacto con el agua, creando una sensación de plenitud y saciedad, lo que resulta perfecto para evitar esos antojos entre comidas que terminan por provocar el efecto contrario en nuestro cuerpo.

Además, las almendras son una excelente opción para antes de un entrenamiento, gracias al aminoácido L-arginina, que puede ayudarte a quemar más grasas y carbohidratos.

Cítricos

Aunque los cítricos son mundialmente conocidos por sus bondades contra los resfriados gracias a la vitamina C, resulta que son perfectos para cuidar tu dieta. Las frutas cítricas alcalinizan el cuerpo, lo cual es clave para promover la pérdida de grasa y mejorar la salud en general. Con un alto contenido de fibra soluble, las naranjas ayudan a mantener saludables las bacterias intestinales, reducen el apetito y ayudan a eliminar la grasa.

Pero no son las únicas que saben cómo combatir la grasa. La toronja es igual de deliciosa y las enzimas que se encuentran en esta fruta ayudan al cuerpo a descomponer el azúcar. La toronja tiene un impacto extremadamente positivo en su metabolismo y es rica en fitoquímicos, que ayudan a quemar grasa de manera eficiente.

Conclusión

Es muy probable que la mayoría, si no es que todos estos alimentos, ya formen parte de tu dieta, el truco está en saber equilibrar las opciones saludables y optar por ella en lugar de alimentos nocivos para nuestro cuerpo, como los procesados, harinas y azúcares refinados, bollería en general, y todo aquello que de antemano sabemos que causa la acumulación de grasa en zonas problemáticas como el vientre.